El acto de la educación especial   

La intervención de la educación especial se centra en las necesidades específicas del alumno. Después de observar al sujeto mientras aprende, el profesional tiene como objetivo establecer las condiciones favorables que permiten un uso máximo del potencial de aprendizaje de los estudiantes con dificultades. Estas acciones se inscriben en una visión sistemática del estudiante, considerando factores individuales, cognitivos, afectivos, familiares y sociales.

 

 

La evaluación de la educación especial 

 

  • La evaluación de la educación especial presenta un carácter diagnóstico, ya que tiene como objetivo identificar las capacidades y las necesidades de los estudiantes tanto con problemas de aprendizaje, como de aquellos con riesgo de desarrollar tales dificultades.

 

 

 

  • Esta evaluación diagnóstica se inscribe en una perspectiva cognitiva, lo que permite decidir sobre la eficacia de los procesos utilizados por el estudiante en la lectura, la escritura o las matemáticas.

 

 

 

  • La acción del maestro de educación especial se caracteriza entonces por la totalidad de medios didácticos u ortodidácticos, con el objetivo de ayudar al estudiante a realizar sus estudios.

 

 

  • El profesional ofrece soluciones reeducativas, pedagógicas y compensadores que se reajustan constantemente sobre la base del progreso constatado.

 

  • La calidad de la relación y la mirada benévola del profesional ayudan al sujeto a recuperar la confianza en sus capacidades, y así su coomportamiento no tarda en cambiarse. 

 

  • Mientras que el cambio se produce, el niño recupera su sonrisa y su motivación, la cual es despertada por la curiosidad.

 

 

 

 

  • El maestro de educación especial ofrece también estrategias eficaces para superar y compensar las dificultades mientras interactúa con los alumnos. Ayuda a constuir el razonamiento y en ocasiones corrige las representaciones mentales para así dar sentido al aprendizaje.

 

  • Insiste en la transferencia de conocimientos para anclar las nociones adquiridas anteriormente y preparar el futuro.

 

  • Hace preguntas para fomentar el interés del estudiante y que éste avance de manera significativa.

 

  • El diálogo es primordial porque permite eliminar las ambigüedades y revelar el implícito.

 

  • Para los niños, la noción del implícito es muy importante, porque a menudo o bien falta o es errado en su mente.

 

  • El maestro de educación especial colabora estrechamente con protagonistas del ámbito escolar y coordina sus actividades con los profesionales de la reeducación.

PEDAGOGÍA   EDUCACÍON

INSERCÍON    FORMACÍON

 

 

 Niños - Adolescentes - Adultos

 Au pairs